Istituto Secolare Cristo Re logo

Estatuto

Los principales artículos de las Constituciones

Fin del Instituto y sus características generales

art. 1 - El Instituto Secular "Cristo Rey" es, en la Iglesia, una comunidad de laicos llamados por el Espíritu a consagrarse a Dios en su propia condición secular.

art. 2 - Final del Instituto es ayudar a sus miembros a conservar y llevar a plenitud, en la inteligencia de la fe y el amor, el don de la consagración, que el desarrollo y la especificación de la consagración bautismal, en la condición secular.

art. 3 -. Para los miembros de la plenitud de la caridad Instituto de Investigación se realiza, de una forma peculiar, que viven en el mundo, por ordenar la realidad de acuerdo con Dios Este modo es la condición necesaria de su consagración.

art. 4 - El instituto comunitario se inspira en Cristo Rey en el sentido de que sus miembros, a través de la participación en el misterio de su muerte redentora, tratando de vivir y trabajar en el mundo y en la Iglesia para presenciar la soberanía de Cristo resucitado y glorificado. El nombre del Instituto también significa que para sus miembros la posibilidad de que el Reino de Dios se convierte en el alma de la historia.

art. 5 - La respuesta a una vocación común es los miembros del Instituto en auténtica comunidad fraterna. Entre el individuo y el Instituto se realiza en un total y estable, mutuo. Implica compromiso con la estabilidad en el estado de la vida y la fidelidad al Instituto, garantizada por la comunión y relación con los gerentes.

art. 6 - La vida del Instituto se regirá por las normas de la Iglesia en relación a los institutos seculares y estas Constituciones.

Los compromisos básicos

art. 7 - Implementar los miembros de su vocación, en la docilidad al Espíritu y confiar en el amor misericordioso de Dios, se involucran en el Instituto:
- Para vivir, por los votos, de acuerdo con la información de las Constituciones, las virtudes evangélicos de pobreza, castidad y obediencia;
- Desarrollar, en la oración, la relación filial con Dios en Cristo;
- Para vivir las realidades seculares que ordenar según Dios;
- Para dar todo lo que tienen la intención de caridad para el crecimiento del "Cristo total" y que participen en la difusión del mensaje cristiano en la forma propia de los laicos.

Virtudes evangélicas

art. 9 - Los miembros del Instituto considera las virtudes evangélicos de pobreza, castidad, obediencia como expresión de una consagración que, renovarlos en la semejanza de Cristo, los abre en Él en inefable relación de amor a Dios ya todos los hombres. Por lo tanto, se comprometen a vivir, en un espíritu de fe, con generosidad y alegría, el valor:
- La señal de la condición en la que "el fin de los siglos" Dios será todo en todos;
- Conformación radical a Jesucristo;
- De especial unión con el misterio de la Iglesia;
- Liberación de los impedimentos que puedan distraer del fervor de la caridad;
- Las capacidades únicas de servicio para la construcción de la ciudad terrena que en cumplimiento de las leyes de su propio siempre se funda en el Señor y Él dirigió;
- De la plena disponibilidad para la obra de evangelización.

Oración

art. 27 - Los miembros del Instituto reconocen en la oración el momento, tan singular, expresó su consagración a Dios y en ella son la fuente insustituible para vivir como hijos de Dios todos los aspectos de su existencia. Su oración, alimentado por la escucha de la Palabra de Dios, en plena docilidad al Espíritu Santo, tiene como centro el misterio pascual revivido en la celebración eucarística y en unión con María, la Madre de Jesús y Madre de la Iglesia. Las necesidades y expectativas de la Iglesia y el mundo son particulares contenido de su oración.

Compromiso en realidad temporal

art. 31 - Llamados a buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales, miembros del Instituto participan responsablemente en la vida y los problemas de las comunidades en las que viven, para ayudarles a crecer de acuerdo con Dios, en el verdadero servicio del hombre. El compromiso en temporal encuentra una expresión particular en el lugar de trabajo cuyos miembros reconocer y vivir el valor profundo de desarrollo humano, social y político.
Este compromiso se expresa también por la presencia en las estructuras e instituciones de bienestar cultural, social, político, administrativo, educativo, y la recreación en todas las otras áreas en las que se articula y desarrolla la vida de los individuos y las comunidades.
Este compromiso, sin embargo, puede tomar diferentes formas e intensidad debido a las diferentes situaciones y condiciones de vida o la salud de la vida, sin que el valor de la consagración secular que ha disminuido.
Los miembros del Instituto se encuentran en un espíritu de obediencia a la voluntad de Dios que trabajará junto a las actitudes que consideran responsable, habilidades, preparación y aspiraciones personales.
Con sus ingresos son, además de asegurar el mantenimiento de su propia vida y la familia, ayudar a los demás, la Iglesia y contribuir al apoyo del Instituto.

El compromiso de la evangelización

art. 33 - llamados a participar en la misión evangelizadora de la Iglesia, los miembros del Instituto:
- Ofrecer su testimonio vivido de fidelidad a las virtudes del Evangelio;
- Espere como una tarea primordial y la aplicación inmediata de toda posibilidad evangélicas escondidas, pero ya está presente y activo en los asuntos del mundo;
- Animar a través de los valores culturales de la propuesta evangelio del hombre;
- Hacer las relaciones humanas como la ocasión para dar razón de su esperanza, para proclamar y testimoniar el mensaje evangélico;
- Están dispuestos a trabajar junto con sus pastores, en un espíritu de responsabilidad compartida y respeto a la vocación de los laicos, al servicio de la comunidad eclesial para su crecimiento y vitalidad.